gatito recién nacido.

Consejos para el cuidado de un gatito recién nacido

Un gatito es considerado un recién nacido desde su nacimiento hasta los cuatro meses, lo que le da tiempo suficiente para ser destetado de su madre y aprender algunas habilidades para la vida, como comer y usar una caja de arena.

Tanto si es el cuidador principal de un gatito recién nacido como si trabaja en armonía con una madre gata, equípese con lo esencial para mantener sus nuevos paquetes de acurrucamiento en plena forma.

1. Cama

Los gatitos recién nacidos nacen ciegos (abren los ojos en cualquier momento entre siete y catorce días después del nacimiento), y por lo tanto deben mantenerse seguros y calientes en todo momento. Se acurrucarán entre ellos y con su madre, si es posible.

Proporcione una cama suave de materiales en capas como mantas de lana, y considere hacer una cama para gatos de bricolaje que se ajuste a su charco de gatos de todas las edades. Coloca la cama en un rincón acogedor y libre de corrientes de aire donde los recién nacidos no sean molestados por otras mascotas o niños. El biberón de la persona alimenta al pequeño gatito de jengibre recién nacido.

2. Comida

Si la madre de la gata no está allí para amamantar, tendrás que alimentar a los recién nacidos con biberón con una fórmula especial. Hable con su veterinario para elegir la correcta. Nunca alimentes a un gatito a su espalda, instruye Mejores Amigos, porque podría ahogarse en esa posición.

En lugar de ello, acuéstela de lado (como lo haría mientras amamanta a su mamá) o sosténgala en posición vertical. Una vez que esté completamente destetado, dale a tu gatito alimento especialmente formulado para gatitos para ayudarle a desarrollar huesos, ojos y músculos fuertes.

3. Entrenamiento de la caja de arena

Un elemento importante del cuidado de los gatitos recién nacidos es el entrenamiento de la caja de arena. Los gatos no nacen sabiendo dónde ir al baño, así que si la mamá gata no está ahí para ayudar, depende de ti. Deje que examine la caja para familiarizarla con su ubicación y propósito.

En lugar de la mamá gata, es posible que necesite estimular su orina o sus movimientos intestinales. Como explica el Centro de Información de Mascotas de Canadá, «una buena técnica es tomar una toalla caliente o una bola de algodón y limpiar suavemente el área urogenital del gatito hasta que se produzca la eliminación». Hágalo regularmente, cada pocas horas, hasta que aprenda el comportamiento por sí mismo.

4. Aseo

Cepillar su pelaje y recortar sus garras son dos elementos importantes del cuidado de un gatito recién nacido, y cuanto antes empiece el mantenimiento rutinario del gato, más fácil será para ambos. El cepillado o peinado regular elimina el exceso de pelo (reduciendo así las bolas de pelo) y mantiene su pelaje limpio y brillante, mientras que el recorte de las uñas disminuye las posibilidades de que se enganche en las garras.

Los expertos recomiendan que los gatitos recién nacidos tengan su primera cita con el veterinario lo antes posible, preferiblemente en la primera o segunda semana después del nacimiento, para que el médico pueda realizar un chequeo general de bienestar.

5. Esterilización o castración

La mayoría de los gatitos son esterilizados (hembras) o castrados (machos) a los seis meses de edad aproximadamente, pero hay casos en los que un veterinario puede recomendar el procedimiento a una edad más temprana. La esterilización temprana no suele formar parte del cuidado de un gatito recién nacido, pero una vez que tenga la edad suficiente, los expertos en gatos recomiendan encarecidamente la esterilización y la castración para la salud de su gato, así como para mantener a raya la superpoblación de gatos.

6. Preparación para la adopción

Tanto si tiene la intención de dar a sus gatitos en adopción como si no, quiere socializar a los recién nacidos. El Nido sugiere que se maneje con cuidado a los gatitos de uno en uno, empezando una vez que hayan cumplido su primera semana de edad, dejando que la mamá gatita te huela primero si está presente.

A los gatitos les encanta pellizcar y arañar a los humanos, pero una vez que el gato crece, este comportamiento puede ser problemático. Socializar a un gatito le permite estar cómodo y seguro durante las interacciones con la gente y otros animales, lo que a su vez lo prepara para adaptarse a un nuevo entorno cuando sea adoptado. Los gatos a los que no les importa ser manipulados también tendrán más facilidad para satisfacer necesidades como el cepillado de dientes, las visitas al veterinario y conocer gente nueva.

Deja un comentario