gastroenteritis en los perros. 0

La gastroenteritis en los perros: Lo que necesita saber

Si su perro ha sufrido vómitos, diarrea o una combinación de ambos, su pobre perro podría tener un caso de gastroenteritis. La gastroenteritis en los perros es una afección común que suele incluir diarrea y puede ir acompañada de vómitos. También puede tener un componente con sangre denominado gastroenteritis hemorrágica o HGE en los perros.

Aunque es común, la gastroenteritis puede ser frustrante, atemorizante y, dependiendo de su causa y de sus efectos en cada perro, difícil de tratar.

Tipos de gastroenteritis en los perros

La gastroenteritis tiene muchas caras. Puede presentarse como diarrea sola (en cualquier lugar desde heces ligeramente blandas hasta heces acuosas) o diarrea con vómitos. Con menos frecuencia, puede manifestarse como vómito solo, aunque si la condición se limita al propio estómago, los veterinarios pueden referirse a ella como gastritis.

La gastroenteritis se divide en dos tipos: aguda y crónica. La gastroenteritis aguda aparece repentinamente. La gastroenteritis crónica se produce en el transcurso de semanas, meses o incluso años. La gastroenteritis aguda suele desaparecer por sí sola; en otros casos, empeorará progresivamente hasta que se proporcione tratamiento veterinario.

Causas de la gastroenteritis en los perros

La gastroenteritis en los perros puede tener muchas causas potenciales. Cualquier cosa que altere el microbioma de un perro de forma significativa puede llevar a la condición. Aquí hay una lista de posibles causas:

  • La ingestión de alimentos en mal estado o crudos, o de artículos no alimentarios
  • Virus (parvovirus, moquillo, etc.)
  • Parásitos intestinales
  • Cambios en la flora intestinal
  • Una alergia o sensibilidad alimentaria
  • Úlceras gastrointestinales (GI)
  • Cánceres gastrointestinales
  • Cuerpos extraños.
  • Obstrucción intestinal
  • Enfermedad o predisposición genética

Por desgracia, suele ser difícil determinar la causa exacta de la enfermedad. Sin embargo, esto no significa que su perro no pueda ser curado. De hecho, la mayoría de los tratamientos veterinarios tienen éxito.

Signos de gastroenteritis en los perros

La gastroenteritis en los perros suele comenzar con heces blandas que se humedecen progresivamente. Más tarde, puede notar mucosidad en las heces, su perro se esfuerza por producir una evacuación intestinal y/o defecación en la casa. A continuación se presentan otros signos comunes:

  • Deposiciones explosivas y/o frecuentes
  • Heces alquitranadas
  • Grandes volúmenes de heces acuosas
  • Sangre en las heces
  • Letargo
  • Inquietud
  • Dolor abdominal
  • Náuseas (babear, tragar con frecuencia)
  • Vómitos

Los perros pueden mostrar uno o muchos de estos signos, dependiendo de la gravedad y la progresión de la enfermedad.

HGE en perros

Lo más preocupante para los dueños de mascotas es la versión sangrienta de la gastroenteritis llamada gastroenteritis hemorrágica, o HGE en los perros. El nuevo término para HGE es el síndrome de diarrea hemorrágica aguda.

El HGE en los perros tiende a aparecer rápidamente y puede ser muy severo, en algunos casos llevando a la pancreatitis y/o a enfermedades sistémicas que amenazan la vida.

El sello distintivo del HGE en los perros es la sangre brillante o de color rojo intenso en las heces. Aquí hay señales más específicas de que su perro podría tener HGE:

Heces con mezcla de mucosa y sangre

Grupos o charcos de líquido gelatinoso sangriento (a menudo descrito como que parece mermelada de frambuesa)

Gotas de sangre del recto

Esta condición tiende a afectar más a las razas de perros pequeños que a las grandes, aunque puede darse en todos los perros.

Cuándo llevar a su perro al veterinario

Un perro blanco y negro yace sobre una alfombra envuelta en un suéter verde. Muchos perros con gastroenteritis parecerán sorprendentemente normales. Puede que no muestren más signos que un cambio en la calidad, cantidad, frecuencia o ubicación de sus heces. Los perros con HGE tendrán signos más obvios como los mencionados anteriormente.

Puesto que es difícil saber si el estado de un perro progresará de forma peligrosa, debería considerarse la posibilidad de recurrir a la atención veterinaria en todos los casos de diarrea, especialmente en el caso de los cachorros, los perros geriátricos o los perros de razas pequeñas con mayor riesgo de deshidratación. El cuidado veterinario es absolutamente necesario si su perro muestra signos de vómitos, náuseas, sangre, dolor o letargo.

Cómo tratar la gastroenteritis en los perros

Los padres de mascotas a menudo eligen tratar casos menores de gastroenteritis en casa. La mayoría de los perros con diarrea sin complicaciones se recuperarán con intervenciones sencillas que cualquier dueño de perro inteligente puede idear. Considere los siguientes enfoques de bricolaje:

  • Si sospecha que hay un problema con la salud digestiva de su perro, lo primero que debe hacer es llamar al veterinario. El veterinario puede indicarle si alguna de las siguientes opciones es una buena recomendación para su perro.
  • Alimentar a su perro con una dieta blanda durante unos días, como el arroz y una fuente magra de proteínas.
  • Añada calabaza enlatada u otra fibra fácilmente digerible a la comida de su perro (pregunte a su veterinario la cantidad recomendada)
  • Añada un suplemento de electrolitos a su agua potable, para mejorar la hidratación (siempre consulte con su veterinario antes de incluir cualquier cosa)
  • Tómalo con calma con el ejercicio durante unos días

El papel de la nutrición en la gastroenteritis

No se puede exagerar el papel que desempeña la nutrición en la gastroenteritis, sobre todo teniendo en cuenta que las elecciones dietéticas inapropiadas están en el centro de muchos casos. Debería darle a su perro comidas regulares que consistan en alimentos que se sepa que no le molestan el estómago. Intente no cambiar su comida demasiado rápido o añadir nuevos ingredientes de forma repentina o en grandes cantidades.

Los veterinarios normalmente recomiendan alimentos bajos en grasas y altos en fibra digestible para tratar (y prevenir) la mayoría de los casos de gastroenteritis o HGE. Si su perro es sensible a la comida o tiene una alergia, su veterinario puede prescribirle una dieta de proteínas hidrolizadas o de nuevas proteínas.

Deja un comentario