trastornos digestivos de los perros.

¿Qué son los trastornos digestivos de los perros?

Un trastorno digestivo es cualquier condición que impide una digestión adecuada o altera la velocidad de paso de los alimentos por el tracto digestivo de su perro. Los problemas digestivos de los perros son una de las razones más comunes para consultar a un veterinario.

Conozca los signos de la angustia

 Algunos signos de los problemas digestivos de su perro son fáciles de detectar. Asegúrese de consultar con su veterinario si su perro muestra alguno de estos signos.

  • Vómitos
  • Diarrea o heces blandas
  • Cambio de apetito
  • Flatulencia
  • El gorgoteo del estómago
  • Estreñimiento
  • Inactividad repentina o depresión
  • Tenga en cuenta que a veces las mascotas muestran otros signos, como picor en la piel o en las orejas.

¿Qué causa los problemas digestivos de los perros?

 Los trastornos digestivos pueden ocurrir por una variedad de razones, y cualquiera de ellas puede hacer que su perro no se sienta tan bien. A continuación se presentan algunas de las causas más comunes de los trastornos digestivos y los problemas estomacales de los perros.

Sensibilidad a la comida

 La sensibilidad alimentaria es una reacción a los ingredientes de la comida que el cuerpo de su perro no tolera bien. También se conoce como una reacción adversa a la comida, o AFR. Este problema común puede ser una reacción de base inmune o no inmune.

Las sensibilidades alimentarias son un problema individual y, aunque cada perro es diferente, la mayoría de las sensibilidades alimentarias implican ingredientes comunes a los que su perro ha estado expuesto anteriormente, como la carne de vacuno, el pollo, los productos lácteos o el trigo. Si su perro tiene diarrea con regularidad o vomita especialmente después de comer, puede tener sensibilidad alimentaria.

Estrés en los perros

 Al igual que las personas, algunos perros son más sensibles al cambio que otros. Hay muchas cosas que los perros encuentran estresantes. El estrés crónico, o los frecuentes episodios de estrés a corto plazo, pueden causar una serie de reacciones negativas, incluyendo trastornos digestivos. Los desencadenantes comunes del estrés canino incluyen:

  • Cambios en la rutina diaria (exposición a nuevas personas, lugares o cosas, un nuevo bebé, huéspedes, cambios en el horario de la casa)
  • Ruidos fuertes (como fuegos artificiales o tormentas eléctricas)
  • Cambio de entorno (mudarse a una nueva casa o viajar de vacaciones)
  • Invasión del espacio personal (perturbación al descansar, o demasiados abrazos y besos)
  • Separación de los miembros de la familia (creando ansiedad por la separación)

Deja un comentario